Cuidar de piel acneica es más que cubrir tu cara con productos. Encontrar la mejor solución para tu piel puede ser difícil, pero te ayudaremos a saber todo lo que necesitas para despedirte de esos granitos.

Cambios simples que hacen la diferencia

Los productos que usas para tu piel tienen mucho que ver con el estado de la misma (sigue leyendo para encontrar la mejor rutina abajo), pero tus hábitos y la manera en la que usas los productos también influyen.

Una regla básica es limpiar dos veces al día y después de transpirar. Al hacerlo, usa las yemas de los dedos para aplicar tu limpiador, se gentil. Después, enjuaga con agua tibia, no fría o caliente.

A lo largo de tu día, mantén tus manos fuera de tu cara lo más que puedas. Permite a tu piel sanar naturalmente, evita tocar or pellizcar los granitos, esto solo hará que sanen más lento y elevará el riesgo de tener cicatrices.

Aléjate del sol, asegúrate de usar protector solar todos los días, ¡incluso si está nublado! Las camas de bronceado no son una solución, ya que emiten luz UV que es igual de perjudicial. Para un bronceado natural y seguro, lee esta publicación.

Lo más importante, consulta a un dermatólogo. Una visita al dermatólogo es la mejor manera de mantener tu acné bajo control y encontrar las mejores soluciones para tu piel.

Los hábitos de cuidado de la piel que necesitas

Puede ser frustrante no encontrar los productos indicados para tu piel. Todos somos diferentes, la manera en la que nuestra piel reacciona a los products es única.

La constancia es esencial, no te rindas. Al probar nuevos productos, úsalos por al menos un mes o dos, a menos de que irriten tu piel o muestren reacciones adversas.

En APoEM, recomendamos la Línea Detox para pieles grasas y acneicas. Empieza con el Detox Face Wash, un limpiador reequilibrante que suaviza la piel. Cuando sea necesario, exfolia con el Detox Face Scrub. Restaura e hidrata con el Detox Serum. Equilíbrate con el Calm Toner, y para las partes más secas de tu cara, usa el Restore Moisturizer.

Además de esto, la manera en la que aplicas estos productos también es fundamental.

Para empezar, se delicado con tu piel. Puede parecer que la única manera de acabar con el acné es con productos agresivos, pero esto solo daña tu piel. Busca fórmulas sin alcohol y evita productos que irriten tu piel.

Usa un exfoliador suave cuando sea necesario. El uso que le des dependerá de tu piel y su estado de cada día; algunas personas pueden exfoliarse todos los días mientras otras deberían hacerlo una vez al mes, presta atención a las necesidades de tu piel.

Para cualquier pregunta relacionada, ¡no dudes en contactarnos!