En APoEM creemos que la naturaleza nos brinda todo lo que necesitamos para una apariencia radiante y saludable, por eso todos nuestros cosméticos están formulados 100% libres químicos y de potenciales disruptores endocrinos. 

¿QUÉ SON?

Los disruptores hormonales o endocrinos son sustancias químicas capaces de alterar el sistema hormonal del organismo y generar su disfunción. 

Estas sustancias forman parte de nuestra vida diaria y convivimos con ellas habitualmente: en el hogar, en el trabajo, en la calle e incluso en el campo. Llegan al organismo a través del aire que respiramos, de lo que comemos, de los objetos que tocamos en nuestro día a día y por supuesto de los productos que utilizamos en nuestro ritual diario de belleza y cuidado corporal

¿QUÉ PROBLEMAS TRAEN?

Pueden causar, a largo plazo, enfermedades relacionadas con la salud reproductiva femenina y masculina – cáncer de mama o de próstata, infertilidad, pubertad precoz, etc.-, trastornos metabólicos como obesidad o diabetes o enfermedades neurológicas entre otras. Su efecto es acumulativo, irreversible y se puede transmitir de una generación a otra.

Se ha documentado diferentes tipos de actuación de estas sustancias, y se ha estudiado su comportamiento desde diferentes aproximaciones, los más relevantes son los siguientes:

  • Interaccionan con los sistemas enzimáticos de regulación del balance hormonal: parabenos(7), bisfenoles8, ftalatos(9),
  • Compiten con los estrógenos naturales: parabenos1,2, benzofenonas3, bisfenoles(4-6);
  • Inducen la proliferación tumoral: parabenos(10), benzofenonas(11),
  • Presentan actividad antiandrogénica: parabenos(12), benzofenonas(3), bisfenoles(9)
  • Producen daños sobre la capacidad y desarrollo reproductivo de las especies: bisfenoles(13,14).

Continuamente surgen nuevas marcas que venden sus productos como ‘saludables y libres de químicos’, pero si observas detenidamente sus etiquetas, muchas contienen químicos que deben evitarse a toda costa.

Aprende a identificarlos. 

Parabenos. Se trata de sustancias que actúan como conservantes y que penetran profundamente en la piel. Dentro del organismo actúan de la misma manera que los estrógenos, interfiriendo en el funcionamiento natural de las hormonas. En la etiqueta aparecen con nombres como: propilparapeno, isopropilparapeno, isobutilparabeno, butilparabeno.

Bisfenoles. Se podrían encontrar en la cosmética, ya que es un componente presente en algunos envases plásticos de policarbonato o cualquiera identificado con el símbolo de reciclaje 7. Estas sustancias químicas suelen migrar hacia el producto con el que están en contacto.

Formaldehído. Si bien el uso de formaldehído está prohibido en la industria cosmética, hay varios ingredientes, como algunos conservantes o quelantes, que son liberadores de formaldehído. Este químico se puede absorber a través de nuestra piel y puede causar reacciones alérgicas extremas e incluso se ha relacionado con el cáncer en estudios recientes.

En la etiqueta aparecen con nombres como: 1,3-Dimetilol-5,5-Dimetilhidantoína (o DMDM ​​Hidantoína), Imidazolidinilurea, Bencilo Hemiformal. 2-Bromo-2-Nitropropano-1,3-Diol, 5-Bromo-5-Nitro-1,3-Dioxano Diazolidinil urea. Hidroximetilglicinato de Sodio, Cuaternios en general y BTA o BTH.

Ftalatos. Son sustancias disolventes y suavizantes que se pueden encontrar con excesiva facilidad en cremas, esmaltes de uñas, perfumes, lacas de pelo y desodorantes. Son disruptores hormonales y diversos estudios los vinculan a problemas reproductores, neurológicos o cáncer.

Benzofenonas, Canfenos y cinamatos. Estos filtros UV utilizados en cosmética y también en envases de plástico son muy comunes. Se utilizan por su capacidad de proteger de la luz solar sin dejar la piel blanquecina. Es recomendable, sobre todo al elegir un producto de protección solar infantil, intentar evitar lo más posible los filtros químicos, y adquirir uno 100% de origen mineral y no nano.

Si deseas asegurarte de que un ingrediente no es un disruptor endocrino puedes consultar https://www.ewg.org/skindeep/


1. Routledge, E.J, Parker. J, Odum, J, Ashby, J, Sumpter, J.P. Some alkyl hydroxy benzoate preservatives (parabens) are estrogenic. Toxicology and Applied Pharmacology. 1998. (153):12-19.

2. Byford, J.R, Shaw, L.E, Drew, M.G.B, Pope, G.S, Sauer, M.J, Darbre, P.D. Oestrogenic activity of parabens in MCF7 human breast cancer cells. TheJournal of steroid biochemistry and molecular biology. 2002. (80):49-60.

3. Molina-Molina, J.M, Escande, A, Pillon, A, Gómez, E, Pakdel, F, Cavailles, V, Olea, N, Ait-Aissa, S, Balaguer, P. Profiling of benzophenone derivatives using fish and human estrogen receptor-specific in vitro bioassays. Toxicology and Applied Pharmacology. 2008. (232):384-395.

4. Gould, J.C, Leonard, L.S, Maness, S.C, Wagner, B.L, Conner, K, Zacharewski, T, Safe, S, McDonell, D.P, Gaido, K.W. Bisphenol A interacts with the estrogen receptor alpha in a distinct manner from estradiol. Mollecular and Cellular Endocrinology1998. (142):203–214.

5. Aloisi, A.M, Della-Seta, D, Ceccarelli, I, Farabollini, F. Bisphenol-A differently affects estrogen receptors-alpha in estrous-cycling and lactating female rats. Neuroscience Letters. 2001. (310):49–52.

6. Kitamura, S, Suzuki, T, Sanoh, S, Kohta, R, Jinno, N, Sugihara, K, Yoshihara, S, Fujimoto, N, Watanabe H, Ohta S. Comparative study of the endocrine-disrupting activity of bisphenol A and 19 related compounds. Toxicological Sciences. 2005. (84):249–259.

7. Prusakiewicz, J.J, Harville, H.M, Zhang. Y, Ackermann, C, Voorman, R.L. Parabens inhibit human skin estrogen sulfotransferase activity: possible link to paraben estrogenic effects. Toxicology. 2007. (232):248-256.

8. Satoh, K, Ohyama, K, Aoki, N, Lida, M, Nagai, F, Concentrations of Bisphenol A, Bisphenol A Diglycidyl Ether, and Their Derivatives in Canned Foods in Japanese Markets Food and Chemical Toxicology. 2004. (42):983-993.

9. Fernández MF, Olmos B, A Granada, MJ López-Espinosa, JM Molina-Molina, JM Fernández, M Cruz, F Olea-Serrano, N Olea. Human Exposure to Endocrine Disrupting Chemicals and Prenatal Risk Factors for Cryptorchidism and Hypospadias: A Nested Case-Control Study. Environmental Health Perspective. 2007. (115): 8-14.

10. Suzuki, T, Kitamura, S. Estrogenic and antiandrogenic activities of 17 benzophenone derivatives used as UV stabilizers and sunscreens. Toxicology and Applied Pharmacology. 2005. (203):9–17.

11. Soni, M.G, Carabin, I.G, Burdock, G.A. Safety assessment of esters of p-hydroxybenzoic acid (parabens). Food Chemisty and Toxicology. 2005. (43):985–1015.

12. Ramakrishnan, S., Wayne, N.L., A Reproductive Toxicology Study of Phenanthrene in Medaka (Oryzias latipes). Reproductive Toxicology. 2008. (25):177–183.

13. Engel A, Buhrke T, Imber F, Jessel S, Seidel A, Völkel W, Lampen A. Agonistic and antagonistic effects of phthalates and their urinary metabolites on the steroid hormone receptors ERα, ERβ, and AR. Toxicology Letters. 2017. 5(277):54-63.

14. García Rodríguez, J., García Martín, M., Nogueras Ocaña, M., Luna del Castillo J.D., Olea Serrano, N., Lardelli Claret, P.: Exposure to xenoestrogens and chryptorchidism: Geographyc evidence ofa possible association. Environmental Health Perspective. 1996. 104:1090-1095.