Como consumidores cada vez estamos más concienciados sobre los tóxicos a los que nos exponemos diariamente. Por desgracia, las toxinas y productos químicos nocivos con los que estamos en contacto no están solo en los alimentos,  sino también en los productos que utilizamos a diario durante nuestro ritual de belleza y cuidado corporal.

Incluso aunque estés concienciada sobre los químicos que deberías evitar y trates siempre de elegir siempre productos etiquetados como “naturales”, no todos los productos de belleza se producen del mismo modo y muchas empresas se benefician de las lagunas legales para etiquetar sus productos como “orgánicos” o “naturales” cuando en realidad son cualquier cosa menos eso.

Continuamente aparecen nuevas marcas promocionando productos saludables y libres de químicos, pero si observas más de cerca las etiquetas de sus cosméticos, te darás cuenta de que la mayoría contienen químicos ocultos que deberías evitar a toda costa. Si bien algunos de estos componentes presentan pocos riesgos para tu salud, otros son conocidos por ser carcinógenos o afectar negativamente a tu organismo.

En APoEM creemos que la naturaleza nos proporciona todo lo que necesitamos para conseguir una apariencia sana y radiante, por eso todos nuestros cosméticos son 100% libres de químicos y toxinas. Hoy queremos compartir contigo lo que debes evitar en sus productos de belleza para mantener tu cuerpo saludable, radiante y en equilibrio.

Parabenos

Los parabenos se agregan como conservante. Penetran profundamente en la piel, actuando del mismo modo que los estrógenos de nuestro cuerpo, por lo que interfieren con el funcionamiento natural de las hormonas. Los parabenos también se han encontrado en biopsias de estudios relacionados con el cáncer de mama. Esto quiere decir que la sustancia es capaz de penetrar hasta los tejidos mamarios a través de la piel. Los parabenos se encuentran bajo una variedad de nombres diferentes, por lo que deberías evitar cualquier producto que contenga: propilparabeno, etilparabeno, metilparabeno y butilparabeno. Aunque algunos de los parabenos están prohibidos en la cosmética, otros aún están permitidos. Sabemos que probablemente con el tiempo la lista de parabenos permitidos se seguirá restringiendo. ¿Un dato curioso? Los parabenos están permitidos en la industria alimentaria y como se identifican a través de un código, nunca sabemos si nos los estamos comiendo o no.

Derivados del petróleo

Está claro que el petróleo no es un producto que quieras usar sobre tu piel. Los derivados del petróleo se encuentran en muchos cosméticos como lociones, geles de baño e incluso bases de maquillaje, aunque cada vez hay más estudios demuestran que este ingrediente tóxico puede causar graves problemas de salud, como daños al hígado y los riñones. Para evitar exponerte a los derivados del petróleo mantente alejada de productos que contengan: parafina (o aceite mineral, y sus derivados), el petrolato (vaselina), los PEGs (polietilenglicol), algunos perfumes sintéticos (lamentablemente, por normativa de la industria de la perfumería, no podemos saber cuando las fragancias sintéticas contienen derivados del petróleo) y los etoxilados (myreth, oleth, laureth, ceteareth).

Siliconas

Otra sustancia de uso común en los cosméticos es un compuesto mitad orgánico y mitad inorgánico, derivado del silicio, cuya transformación se denomina “siliconas”. Si bien el silicio es un mineral muy respetable e incluso con muchas propiedades para la piel, su transformación en silicona ya no es tan deseable.

Este químico viene bajo docenas de nombres diferentes. Por lo general, se agrega para proporcionar a los productos una textura suave y sedosa que resulte fácil de aplicar. ¿Alguna vez te has preguntado por qué algunas marcas de maquillaje se promocionan con eslóganes como “Dura hasta 48 horas“? Es porque contienen siliconas que crean un sello sobre la piel, durando más tiempo. Crean una barrera que puede causar congestión y bloquear la renovación celular natural de la piel. Si quieres una piel sana y brillante que se vea joven, evita todas las siliconas. Mantente alejada de cualquier producto que contenga: dimeticona, trimeticona, ciclometicona o dimeticonol. 

Sulfatos

Si miras la etiqueta del limpiador que utilizas para el suelo, encontrarás en ella algún tipo de sulfato. Es un agente muy fuerte que puede ser genial para los suelos, pero es muy poco saludable para tu piel. Los sulfatos a menudo se encuentran en champús y geles, ya que eliminan la grasa y la suciedad, pero también interrumpen nuestro bioma (nuestro ecosistema de vida natural), causando estrés a nuestra piel. Puedes encontrar este ingrediente bajo el nombre de sustancias cuyas iniciales sean SLS, por lo general Sodium Lauryl Sulphate. Lo que debemos evitar es la tercera letra, o segunda S, que va por “sulfato”.

Formaldehído

El uso del formaldehído está prohibido en la industria cosmética. Sin embargo, existen varios ingredientes, como algunos  conservantes o quelantes, que son liberadores de formaldehídos. Este es el motivo de que le llamemos un químico oculto: no está en la INCI (Nomenclatura International de Ingredientes Cosméticos), pero se genera o se libera una vez se utiliza el producto.

Estas sustancias suelen aparecer en muchos productos de cuidado personal, especialmente en champús, suavizantes de cabello y jabones líquidos, pero también en maquillaje. Este químico puede ser absorbido a través de nuestra piel y causar reacciones alérgicas extremas. Incluso se ha relacionado con el cáncer en estudios recientes. Si tu producto contiene cualquiera de los siguientes componentes, puede liberar formaldehído: 1,3-dimetilol-5,5-dimetilhidantoína (o DMDM ​​hidantoína), Imidazolidinyl urea, Benzyl Hemiformal. 2-bromo-2-nitropropano-1,3-diol, 5-bromo-5-nitro-1,3-dioxano Diazolidinil urea. Hidroximetilglicinato de sodio, quaterniums en general y BTA o BTH.

¿Sabes por qué dicen que los edulcorantes (entre ellos la sacarina o el aspartamo) son tan tóxicos para nuestro organismo? Precisamente porque son liberadores de formaldehído. Los edulcorantes se acumulan en nuestras células, sobre todo en las del cerebro, y el ser humano no cuenta con la enzima capaz de desintoxicar las células de los formaldehídos. Aquí radica la principal diferencia de por qué la sacarina no es tan tóxica en ratoncitos (que si tienen esa enzima) y sí lo es en humanos…

Etoxilados

Encontrar productos libres de etoxilados puede ser muy difícil ya que es una de esas sustancias encubiertas. Los compuestos etoxilados contienen 1,4-dioxano, una sustancia cancerígena que penetra en la piel con mucha facilidad. Se utilizan de forma frecuente para crear espuma, suavizar o emulsionar. Revisa la etiqueta de tus jabones y champús, y evítalos si contienen PPG, PEG, polisorbatos, laureth, steareth, ceteareth o cualquier ingrediente que termine con “eth”.

 

La lista de componentes de dudosa reputación es muy larga y puede parecer casi imposible evitarlos. Por suerte, cada vez hay más empresas que conocen el peligro que esconden y se están concienciando de ello. Puedes tener la seguridad de que en los productos APoEM nunca encontrarás ninguno de estos componentes. Nuestros cosméticos son 100% veganos y apuestan por la naturaleza. Toda nuestra línea de productos tiene aromas deliciosos y texturas suaves y aterciopeladas creadas de forma totalmente natural.