El embarazo es un tiempo muy importante en la vida de una persona. Es el momento perfecto para mimarte y cuidar de tu cuerpo, y así cuidar también de tu bebé. 

¿Pero puede algo que pongas en tu piel afectar a tu sistema o incluso a tu bebé? Ten en cuenta que la piel es un órgano, de hecho el más grande; está repleto de poros y absorbe todo lo que pongas en él. Existen medicinas y químicos que funcionan a través de parches y cremas, por lo que habría que pensarselo más cuando compramos productos de belleza sin conocer sus ingredientes.


 La aromaterapia y los aceites esenciales pueden ser una gran opción para relajarse y tener un buen momento, pero hay ciertas esencias que no son recomendadas durante el embarazo. No hay pruebas de abortos espontáneos o anormalidades debido al uso ‘normal’ de los aceites esenciales (1), pero aún así es un tema controversial y es mejor seguir las reglas de seguridad. Algunos de los aceites esenciales que no se recomienda usar son ajenjo, rue, musgo de roble, Lavandula stoecha, alcanfor, perejil, seed, salvia, e hisopo (2).

Sin embargo, hay hierbas seguras que puedes usar durante todo el embarazo. Bergamota, limón, enebro, lavanda, rosa, cedrón, mayweed, mirto, flor de naranja, mejorana, y tomillo están bien para el cuerpo embarazado.

De igual manera, las futuras madres merece sentirse mimadas sin tener miedo de lo que pongan en su piel. Aprender sobre la composición de los productos y hacer desiciones informadas puede quitarte un peso de los hombros.

En APoEM nos aseguramos de hacer el proceso más fácil al especificar si nuestros productos son seguros para el embarazo. Pero si tienes cualquier consulta, ¡no dudes en preguntarnos!

 


(1) Bensouilah J, and Buck P. Aromadermatology. Abindon, UK: Radcliffe Publishing Ltd.

(2) Wildwood, C. (2000). Of Cabbages & Kings Aromatherapy Myths, part II. Aromatherapy Today, 14, p. 12–14.